Sunday off: Cosas de gatos


    Os habéis preguntado ¿porqué vuestro gato hace cosas raras?, pues yo si. Haber, mis gatos son rarísimos. Tienen absolutamente todas las manias de las personas de todo el planeta, si, todas en un gato. No! creedme, en este caso, no lo quiero todo. Esa clase de todo no. Quiero todos los libros del mundo (impresiones chulas), pero no cosas raras en un solo gato, ahora entiendo porque es tan gordo. Era de suponer que aparte de órganos tenía algo más dentro. En fin, os cuento algunas cosas de mi gato...

Cuando decidí adoptar a un gato, mi intención era hacer de él lo que se hace con los gatos, usarlos como entretenimiento, jaja, no es cierto. Pero, lo que si es cierto es que según tenía pensado era enseñarle ha hacer muchas cosas, entre estas socializar, y sacarlo a pasear como a un perrito, y por fin acabar con ese mito que dice que los gatos son ariscos, pues bien. 

Le compre un arnés para gatos, y cuando se lo puse, el gato callo al suelo, fue tan impactante y divertido, y a la vez raro, raro, raro. El gato se pego al suelo, se le esfumo la gravedad. Pero, como soy una chica motivada pensé que si lo sacaba a la calle el animal caminaría, y... estaba muy equivocada, el gato no conseguía recuperar la gravedad. Por nada del mundo caminó. 


¿Qué tiene el papel que les llama tanto la atención? Que yo sepa los gatos están locos, pero no depresivos, y tampoco se limpian el culo al usar la bandeja de arena. No entiendo la razón por la que prácticamente trituran todo el papel que sus ojos son capaces de ver. La razón no me la preguntéis, porque estoy como vosotros. Sorprendida, y preocupada. Compro extra de pañuelos y rollos de papel higiénico para sus necesidades gatunas inexplicables. Hasta tengo planeado robar una fabrica de papel porque mi bolsillo se esta quedando raquítico. 


Alguna vez, ¿habéis visto a una de estas cosas beber café? Ni falta, espero no lo veáis nunca o mejor dicho que no lo viváis. Si ya de por si están locos, imaginaos con un chute de cafeína en su cuerpo. Y lo curioso de todo esto es que los gatos odian el sabor del café (yo también, jaja). Esta es otra de las cosas que hacen los gatos, lo quieren probar todo, da igual si es la caca de su hermano que la bola de pelos que acaba de bomitar su madre. Desde luego, sentido de repulsión no tienen.


Si sabeis esta, por favor, repito, por favor, contactad conmigo, porque esto es algo vital para mi vida. Alguien con la sabiduría de un gato sabe ¿qué molesta a un gato? ¿qué cabrea a este ser maligno? Esto es algo rarísimo. Porque, en cuanto están a tope, ahí jugando o siendo mimositos en cuanto te das la vuelta para matar una mosca, y vuelves a ver lo mimosito que esta tu precioso gato, te topas con con una expresión salvaje digan de un psicópata, y empieza a morderte y a arañarte con sus afiladas zarpas. En mi opinión esto es un caso digno   Iker Giménez, necesito que  venga con su equipo de investigación  a observar y solucionar este tipo de comportamiento maligno. Esto, esto  me da miedo.


Y, no sigo más porque vais a querer llamar a los ghostbusters versión gatuna, JA!. Creo que lo mejor que podemos hacer como humanos es seguir mimándolos  y dándoles todo el amor que ellos se merecen, si, y comida también. A cebarlos de amor y pienso. Seguro que os lo agradecería como solo ellos saben hacer. Algo raro, seguro. Típico, pero adorable.


Bye, miau, miau....
P.D: Amo a los gatos XD
¡Bonito domingo!

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.