Reseña | El psiquiatra - Arno Strobel

TITULO ORIGINAL: DAS WESEN 
AUTOR: ARNO STROBEL
EDITORIAL: PÁMIES
Nº DE PÁGINAS: 320
AÑO: 2012

El psiquiatra Joachim Lichner fue condenado a trece años de cárcel por el asesinato de una niña gracias al testimonio de su novia, que posteriormente inició una relación sentimental con Bernd Menkoff, uno de los detectives de policía encargados del caso. Todo esto hizo que Alex Seifert, compañero de Menkhoff en la investigación, siempre tuviera dudas razonables sobre la culpabilidad del psiquiatra y el papel de su colega en toda la trama. Ahora, quince años después, su recelo reaparece con fuerza cuando una llamada anónima sobre la desaparición de una niña coloca a ambos policías nuevamente ante el psiquiatra, el supuesto padre de la desaparecida, desatando los odios y rencores acumulados durante todo ese tiempo. Una historia con giros inesperados y ritmo enloquecido. Una historia de odios viscerales y venganzas postergadas. Una historia donde nada es lo que parece.

El título de este libro me pareció de lo más interesante. Me despertó cierto morbo hacia la mente humana, el psiquiatra. Desde que lo leí en silencio mi mente no paro de imaginar posibles tramas. Claro que, una vez más no leí la sinopsis y sobrevaloré su contenido. 

Todo comienza con la aparición de una bolsa con un contenido aterrador, el cuerpecito sin vida de un alma inocente, y todo apunta a que la niña ha sido secuestrada y posteriormente asesinada. Tan horrendo parece el caso que incluso afecta hasta a los encargados del caso, Bernd Menkhoff y al inexperto Alex Seifert. Sin embargo, ese sentimiento de compasión pasa a convertirse en un impulso para encontrar y encerrar al culpable. Gracias a la declaración de la anciana la cual no tiene nada mejor que hacer que espiar a sus vecinos, los detective consiguen a su primer sospechoso, un psiquiatra. No obstante, en ese mismo momento el caso se convierte en un juego para el asesino de la pequeña Juliane. Transcurren 16 años y al parecer algunas de las investigaciones no oficiales apuntan a que han encerrado al hombre equivocado, y que el verdadero culpable ha logrado evadir su encierro. Todo sale a la luz cuando  el verdadero asesino vuelve a atacar nuevamente contra otra vida que no le pertenece, o ¿quizá si? Una niña desaparece, y lo único que saben de la víctima es que esta registrada el día en que nació. Desde luego el juego continua y esta vez el culpable esta dispuesto a vengarse. Esta vez la pasiente  Nicole Klement que al parecer sufre un trauma psicológico será involucrada y acusada de terribles actos inhumanos. 

Desde el principio supe que este libro no era para mi, o que simplemente era uno de esos miles de libros que te dejan esa sensación de flash back. No pude notar ninguna escena original en la trama, sin ninguna duda un enorme punto en su contra, ya que en este tipo de género es lo que más se agradece. Pero esto no es todo, también me pareció que fue una trama a la que le falto mucha inteligencia, y de los personajes ni hablar, me parecieron demasiado sosos y demasiado caracterizados en especial Menkhoff. Que hombre más insufrible, es de los hombres que no los soporta ni su propia madre, aparte de no regar bien, claro. Ignoro como sus compañeros de trabajo respetaran su metodología de investigación. Realmente lo ignoro, creo que el autor tenía que poner a un Holmes en esta historia y ha elegido a un personaje pésimo. Y que decir de su Seifert, sinceramente este hombre era un sumiso y el borrego inconforme del inspector jefe (Menkhoff). Aunque parecía el más listillo, le faltaba el valor necesario para expresarse. Una completa decepción siendo este el que narra la historia. Esto es algo que no puedo entender, ya que en la historia nunca fue un personaje relevante e incluso creo que el más adecuado para narrar hubiese sido el desagradable inspector jefe.  

Llegue al final porque como os he dicho, el libro es uno del montón, y es un pelín entretenido. Sentía la necesidad de acabarlo y olvidarme de él por el resto de mi vida. No os imagináis lo mal que lo he pasado. Los personajes principales no hacían más que ponerme de los nervios. Eran más sosos... que vamos. Y repito, no entiendo el método de investigación de estos dos, ya que estaban más perdidos, y al final por arte de magia actúan correctamente, ya que el autor no dio ninguna de los datos que los llevaran a resolver el caso. 

El título era perfecto para crear una obra de arte, y dejar impactado al lector, pero lamentablemente lo único bueno del libro es eso, su nombre. Creo que no es un libro que merezca la pena leer si buscáis una trama compleja. Es el primer libro que he leído de Arno Strobel, y estoy pensando seriamente en negarme a leer otro de sus libros. 

Puntuación.
1/5






4 comentarios:

  1. Holiii!

    Hace mucho que no me pasaba por aquí >.<
    Es una pena que de esta historia solo te haya gustado el título del libro. A mí la verdad es que no me atrae ni una pizca este libro por lo que lo dejo pasar (Mi infinita lista de libros por leer me lo agradecerá).
    Aún así, muy buena reseña :3

    Besoooos ♥

    ResponderEliminar
  2. Cuando he leído la sinopsis me ha llamado muchísimo la atención, pero después de leer tu opinión creo que lo dejaré pasar. Gracias por la reseña!

    Te espero por mi blog www.eldesvandelescritor.blogspot.com :D

    ResponderEliminar
  3. ¡Hooola! Pues la verdad que venía a la reseña con buenas expectativas nada más que por el título del libro.
    No lo conocía, pero no creo leerlo.
    Gracias por contarnos tu humilde opinión.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Uy, pues por el argumento me ha llamado la atención pero después de leer tu reseña me deja en duda. Es un género que me gusta mucho.
    De todas formas lo apunto por si acaso ^^

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.