10/01/2016

PÁJARO DISCAPACITADO


PÁJARO DISCAPACITADO

De niña, cuando todos los adultos a mi alrededor admiraban mi chispa infantil, la forma en que veía el mundo, la niña deseaba convertirse en una mujer adulta. Deseaba ser independiente al igual que a un trozo de tarta, pero tener las responsabilidades que la madures nos trae como regalo para atarnos a la rutina es un pensamiento que todo niño debe evitar. 

Ahora que la madures me ha alcanzado inevitablemente siento que la felicidad que una vez disfrute se ha esfumado, o simplemente ha madurado en el transcurso de mi viaje. Cuatas veces he deseado volver a ser una niña de nuevo, volver a disfrutar de las caídas, de los llantos que eran recompensados con un beso sanador en la pupa, de las ansias por descubrirlo todo, la inocencia con la que veía el mundo, he perdido la cuenta. Pero, he madurado, es lo que toca ¿no?, es el curso de la vida del ser humano, o de la vida en si, madurar de alguna forma u otra, para luego pudrirte y dejar de existir. Sin embargo, y llamadme frustrada, pero ahora, en este mismo instante he decidido vivir como una niña, olvidarme de seguir el curso social impuesto por alguno que se le ocurrió convertir la vida en etapas, cuando la vida es completamente relativa.

 Voy a guardar en un cajón la madures, y voy a volver a disfrutar de la felicidad pura que se nos es arrebatada con las responsabilidades y los cortes de alas, porque, si, estamos viviendo en una especie de país de las maravillas, pues nos están cortando las alas. Pero, yo voy a volar a lo más alto, aunque tenga que fabricarme unas alas artificiales, y quien sabe y pueda volar por todo el universo. No se si mi futuro como pájaro discapacitado es posible, mucho menos probable dentro de una lógica aprobada por los cerebros más prestigiosos de esta sociedad, pero como los sueños son mi combustible, y me alimento de mi felicidad, ya me diréis. 

Y si bien es cierto ya no soy una niña, voy a volar impulsada por mis sueños para recolectar trozos de felicidad, ¿me acompañáis? 



7 comentarios:

  1. ¡Holiii!

    Preciosas palabras, y qué razón tienen, yo miro hacia atrás y me encantaría volver a ser una niña feliz y sin preocupaciones, pero es el ciclo de la vida, así que hay que disfrutar al máximo el día a día :3
    Perfecta entrada *-*

    Besineees ♥

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Te ha quedado muy bonito <3
    Así es la vida cuanto más crecemos mas responsabilidades tenemos
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Hola Chris!
    Soy Carla del club folloneras, me he pasado por aquí a cotillear y darte la bienvenida! Me ha gustado mucho el diseño de tu blog y las diferentes secciones que tienes, no es de extrañar que tengas tantos seguidores. Me seguire pasando regularmente a ver que es lo que escribes!
    Besitos ❤

    ResponderEliminar
  4. Hola Chris, vengo de Folloner@s Club vengo a darte la bienvenida. Me ha encantado el diseño de tu blog, pero te recomiendo que revises los link de los botones que dan acceso a las entradas, ya que para poder leer esta tuve que clickear en la foto.
    En cuanto a estas entrada me ha gustado mucho, yo trato de compartir mucho tiempo con mis sobrinos ya que ellos me permiten recordar esa infancia en la que todo era un descubrir continuo. Te visitaré frecuentemente. Un besote 💖 Espero visites mi blog pronto.
    Odessa | Sweet & Books

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por darme la bienvenida, es un placer pertenecer al club <3 Me legro que te haya gustado el blog, tiene sus problemitas técnicos, pero va, ja. Y a mi eso de html me suena a chino,así que si pudieras ayudarme te lo agradecería mucho.

      Hay que ser niños, y es muy bonito sentirse así cuando estas rodeada de niños.
      Besitos desde la luna, claro que visitaré tu blog. ¡Ahora mismo!

      Eliminar
  5. ¡Nunca hay que perder nuestro niño interior!
    Pero, te digo una cosa, más hermoso que ser niño o adulto, es ser niño y adulto a la vez.
    Por ejemplo, a mí me chifla saltar en los charcos, pero al volver a casa soy lo suficientemente responsable como para secarme las zapatillas antes de entrar y nada más llegar al aseo secarme los pies y cambiarme de calzado para no constiparme. Si solo fuera niña seguramente me olvidaría de quitármelos, ensuciaría todo el suelo, me resfriaría y encima me ganaría una buena regañina de mi madre. Si solo fuera adulta no saltaría el charco y me volvería a casa con un día tan monótono e insulso como siempre. Por eso no hay nada como la combinación de ambos mundos :)
    ¡Buen post-reflexión!
    Un abrazo folloner@ y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por pasarte. Y, claro que si, hay que ser adulto cuando toca ^^ Me alegro mucho que te haya gustado <3

      Un besito, cuando pueda me paso por tu blog =)

      Eliminar

Follow Us @chrismoonn

'/>